Skip to main content

  • NG-O-003_f003_Detalle de obra

5000 Metros de Pintura Chilena

1985

Memoria, Territorio

Ficha de obra


N° de registro: NG-O-003.1

Título Vigente: 5000 Metros de Pintura Chilena

Fecha de creación: 1985

Año Exhibición: 1987

Nombre de la exposición: Woman, Arts & Periphery. Women in focus

Lugar de la exposición: Floating Curatorial Gallery

Institución Organizadora: Vancouver Women in focus Society

Curador/a: Nelly Richard

Ciudad: Vancouver

Pais: Canadá

Tipo de exposición: Colectiva

Tipo de Obra: Díptico. Obra bidimensional

N° de componentes: 2

Técnica - Material: (izq) Pintura y serigrafía sobre cuero de caballo cosido con cáñamo sobre tela de algodón montada en bastidor. (der) Pintura y serigrafía sobre cuero de caballlo y vaca cosido con cáñamo sobre tela de algodón montada en bastidor.

Dimensiones: 190 x 320 cm c/u. 190 x 640 cm obra total.

Propietario: Nury González

Ubicación: Taller Nury González

Estado de Conservación: Regular. Obra incompleta

Descripción Visual

Obra compuesta por dos paneles, uno en tono beige y otro rojo, los que, a su vez, están formados por dos paneles, uno rectángular vertical a la izquierda y uno cuadrado a la derecha. El panel de la izquierda presenta un cuero cosido a la tela de base, en formato vertical, sobre el cual aparece una imagen de gran formato, dibujada en rojo, de orientación vertical, de una ballena arrastrada por una canoa. En el panel cuadrado contiguo se representan 9 imágenes similares pintadas en rojo sobre pequeños pedazos de cuero de bordes irregulares cosidos a la tela de base. Uniendo ambos paneles se observa una escala fotográfica en rojo y blanco en diagonal a la base. El panel rojo, de la derecha, presenta un primer panel rectangular donde se presentan 6 cueros de bordes irregulares cosidos sobre la tela de base, con imágenes de manos pintadas con la técnica de estarcido. El panel cuadrado de la derecha, presenta una piel de vaca cosida a la tela en orientación vertical y sobre esta aparece una mano izquierda dibujada con pintura negra. En el borde derecho aparece una escala fotográfica en rojo y blanco en sentido vertical.

Texto Artista

“En 1983, mi hermana arqueóloga fotografió pintura rupestre en la Quebrada del Medano, en Tal Tal; se trataba de balseros y ballenas repetidas al infinito como impresos sobre piedra. Eso me llevó a investigar y llegué a los petroglifos. Para mi eran matrices de las que se podían sacar copias como en los templos japoneses. Un remedo de la xilografía. Comenzó así a interesarme el problema de los orígenes culturales —desde el interés en un asunto de meros procedimientos y traslaciones técnicas—, que formalizo mediante una pregunta retórica: cuál es la “primera pintura” o el “primer grabado ‘chileno’”. Entonces me detengo en el descalce de las actuales fronteras políticas que determinan los límites administrativos dentro de los cuales hay ciertas marcas culturales compartidas. Ahí comienza la producción de esa larga serie de trabajos que titulé “Ficción de la Primera Pintura Chilena”. Principalmente trabajé con serigrafía, un sistema de reproducción de imagen relativamente simple, que es posible de implementar en el propio taller ya que las otras técnicas de grabado me obligaban a depender de aparataje y maquinaria, como una prensa, por ejemplo. Además, la serigrafía es impresión en positivo, imprimes lo que ves”. Nury González. Fragmento entrevista en Revista textil, sin fecha. “Primera pintura chilena. Las imágenes que imprimo sobre la tela de mi abuela y sobre las telas tejidas por por los aymaras y chilotes, provienen de pinturas rupestres talladas al interior de lo que hoy constituye el territorio de Chile. En estas pinturas están representadas escenas de la captura de la ballena, peces arrastrados por canoas, a lo largo de cinco kilómetros, en la Quebrada del Médano, cerca de Taltal; gatos ciclos, llamas y cazadores con sus arcos, en los faldeos de la cordillera; infinidad de manos, en la cueva de la Patagonia. Mi hermana, arqueóloga, me suministra de teorías, apuntes, esquemas y fotografías. Fue en esos documentos adquiridos en la domestica filialidad, donde vi por primera vez esto que yo llamo la “primera pintura chilena”. Estas pinturas fueron hechas en ciertos lugares a lo largo de Chile, al norte, al sur, en las laderas, de la cordillera de Los Andes y en la costa del Pacífico; marcan como los “dioses términos” de las primitivas culturas latinas, los límites del dominio de la visualidad”. Nury González, “El colapso de un origen”, en Taxonomías. textos de Artistas, p. 58

Contexto histórico-político

Con esta pieza Nury González introduce una nueva iconografía en su obra, dejando atrás las imágenes asociadas a la cajetilla de cigarrillo Camel, y comenzando una reflexión sobre la pintura como elemento identitario del país, en un momento donde parte de la escena artística chilena se alejaba de este lenguaje.

Biografia de la obra

Nury venía de estar trabajando por un tiempo la iconografía de los cigarrillos Camel, palmera, pirámide y camello, y en un momento se cuestiona cómo seguir. “Y en eso, mi hermana que era arqueóloga, venía llegando de fotografiar estos cinco mil metros, cinco kilómetros de pintura rupestre en Taltal. Estaban fotografiados, pero todavía no estaban en este primer librito que escribió Hans Nimeyer. Entonces yo dije, oh qué increíble estos pescados, empecé a trabajar y ahí dije qué alucinante porque era como una especie de repetición, porque a mi lo que me interesaba desde el grabado era como la repetición de una imagen, pero no me interesaba el hecho de imprimir e imprimir una imagen, porque no me interesaba que fuera igual, si no que me interesaba esa matriz que permitía repetir imágenes. Y algo había en estos cinco kilómetros de pintura rupestre que eran estas ballenas arrastradas por balsas, era como que se repetía lo mismo. Y me parecía interesante. Entonces ahí empecé a ficcionar sobre cuál sería la primera pintura chilena. Entonces uno podría decir que la primera pintura chilena, cuáles son las primeras marcas entre pictóricas, gráficas, del territorio y ahí dije bueno, las pinturas rupestres. O sea, una vez que Chile tiene fronteras, todo lo que está dentro de esas fronteras sería la primera pintura chilena. Y las pinturas rupestres, los geoglifos, podrían ser las primeras matrices. O sea, que si uno entintara eso podría sacar copias. Y de ahí empieza todo ese trabajo antes de que nadie trabajara con esto. Entonces por un lado está esto, por otro lado estaban las manos de Río Pedregoso, y ahí mi ficción de que eso era el grafiti prehistórico y que la cerbatana era el spray prehistórico y la piedra era el muro de la ciudad”. La primera vez que se expuso esta obra la artista la tituló “Ficción del origen de la pintura chilena” (1985), que luego cambió por “5000 metros de pintura chilena” para una exposición en Canadá (1987).

Fuentes Bibliograficas

Nury González. Ficción de un origen. Fundación Gasco. Santiago, 2006. (p.26-27)

Vínculos con la obra


Ficción de un Origen

2006

Retrato de Familia II

2018

De la serie De Pies y Manos (1)

1993

Imbunches de Ceras

1996